Retrospectiva Antoni Padrós

Sesión triple 2

Martes, 19 de julio
21:30

Ice Cream

Antoni Padrós, 1970, 10’, Catalunya, VC, 16 mm (transferida a vídeo).

Una especie de ceremonia o happening soft-core, al estilo de las películas de Warhol.

Una mujer va lamiendo un helado mecánicamente metro que, en la misma habitación, un hombre, voyeur (como el espectador), logrará una satisfacción solitaria. En palabras de Padrós: «tan descarada que hoy en día cuando la veo me produce malestar».

Swedenborg

Antoni Padrós, 1971, 42’., Catalunya, VE, 16 mm (transferida a vídeo).

El argumento es una mera excusa para exhibir una estructura compositiva laberíntica que conduce al espectador a un itinerario de zigzag de saltos atrás y saltos adelante continuos, de asimilación difícil e incierta.

William Blake sentía una profunda admiración por Emanuel Swedenborg, filósofo sueco a caballo entre el siglo XVII y el XVIII. A partir de sus dictados se gesta Swedenborg, un filme con códigos cinematográficos propios del terror psicológico, rodado en blanco y negro y en 16mm. Un relato experimental que se sumerge en las pasiones, frustraciones, odios, dependencias y humillaciones de la pareja.

¿Que hay para cenar querida?

Antoni Padrós, 1972, 25’, Catalunya, VE, 16 mm (transferida a vídeo).

“Cuando hay un enfermo, es él quien domina siempre, no el sano. Lo que intenté fue transferir ese razonamiento al ámbito familiar, compuesto en este caso de un hermano, una hermana y su marido. Esta situación, enfermiza y decadente, de partida me pareció que podía dar mucho juego, pese a estar tratada con pocos medios y saber que la duración debía ser mínima. Me propuse realizar una especie de tragedia griega sobre el incesto y en veinte minutos y creo que me salió bien. Es una película que está rodada en exteriores, pero en un exterior rodeado y aislado, muy cerrado, el mismo en el que Buñuel filmó L’âge d’or. Fue un ejercicio de expresión”. (Antoni Padrós).